/
/
/
/

>> El viernes 5 de abril, en San Francisco, se realizaron distintas actividades en memoria de las víctimas del conflicto armado en este municipio del oriente antioqueño. Por estos días se cumplen catorce años de la violenta toma de la guerrilla y diez años de la Operación Marcial.

UN TEXTO PARA LA MEMORIA

Al fin y al cabo, somos lo que hacemos para cambiar lo que somos, lo que fuimos, lo que nos duele y nos lastima. Lo que no queremos que se repita, lo que nos ha hecho daño a nosotros y a los nuestros. Porque ninguna guerra justifica lo que nos ha pasado. Nos ocupan el territorio, nos amenazan, nos desplazan, nos arrebatan lo que es nuestro, nos asesinan a nuestros familiares, nos minan los caminos. 

Pero para nosotros no hay justicia ni reparación que nos devuelva los sueños rotos, las lágrimas que nos arrancaron, las personas que se llevaron, las esperanzas que destruyeron. Esperamos que por lo menos se sepa la verdad de lo que nos paso cuando la guerra nos sacudió con fuerza, que se sepa quienes eran las personas que fueron asesinadas después que algún actor de la guerra los señalara, que se limpien los nombres de todas las personas inocentes de nuestras comunidades que fueron señaladas como delincuentes o traidores, aliadas de algún bando de la guerra y que en muchas ocasiones fueron torturadas, asesinadas, encarceladas, secuestradas. De ellos se tendrá que decir quienes fueron realmente, limpiar sus nombres y dignificar sus historias. Pero también nos tendrán que explicar cómo se conectan los grandes intereses en nuestros territorios y la guerra que nos sacó de allí, las demoras y la falta de voluntad para nuestros retornos, la imposición de proyectos que no nos consultan y en los que nuestras opiniones no son tenidas en cuenta. 

Esto es para nosotros la memoria, no sólo el dolor que nos acompañará por siempre, sino la esperanza en que la historia que se escriba también cuente lo que nosotros vimos, lo que sentimos, lo que perdimos, que nuestra voz no se pierda como se han olvidado y despreciado tantas voces en la historia de este país. 

Que la paz no sea un circo ni una firma en un papel, que nos dejen producir nuestra comida en nuestra tierra, que se abran las escuelas y los caminos que cerró la guerra, que no nos impongan un descarado olvido y un desarrollo que destruye la naturaleza, que desvía y represa los ríos, que patenta nuestras semillas, que envenena los suelos, que nos convierte en obreros y nos expulsa a las ciudades, que nos necesita como esclavos de quienes siempre han ganado, para quienes la vida es el lucro, las monedas, los lujos. 

Lo que nosotros sabemos es sembrar la tierra, lo que queremos seguir haciendo es eso. Nuestro territorio está marcado por la violencia, como nosotros mismos, y esas heridas se llevan en el corazón, no se olvidan. Al hacer memoria volvemos presente todo aquello que nos duele recordar pero que no podemos ni queremos olvidar porque nos dolería mucho más. Mantener vivo el recuerdo de lo que sucedió es una exigencia histórica. No hay que olvidar porque no hay presente sin pasado, ni futuro sin memoria.





>> SAN FRANCISCO TIENE MEMORIA / San Francisco, en el oriente antioqueño, ha padecido todos los estragos de la guerra, más del 50% de su población fue víctima del desplazamiento forzado y ha sido referenciado como uno de los municipios más minados del país y con mayores indíces de pobreza en el departamento. Este viernes 5 de abril sus habitantes insisten en la memoria y recorrerán las calles para recordar a sus seres queridos. En el acto se proyectará el documental Una puñalada en el corazón, realizado por jóvenes campesinos de la Escuela Juvenil de Realización Audiovisual

>> Una puñalada en el corazón, realizado en el año 2011. Más información

>> Por la trocha, camino a la escuela / Por Mariana Escobar - EL ESPECTADOR / Un documental narra la historia de seis estudiantes que viven en zonas apartadas de Antioquia, que no tienen ruta escolar ni un salón de clases para cada grado. Pese a las carencias ven la escuela como un privilegio. Las historias fueron contadas originalmente en el documental Cuando voy a la escuela, un proyecto entre jóvenes de zonas rurales que pertenecen a la Escuela Juvenil de Realización Audiovisual, de la Asociación Campesina de Antioquia. “Meter las cámaras a unas zonas alejadas, en donde hay un montón de ausencias, y hacerlo desde la mirada de los jóvenes nos permitió conocer con más precisión qué pasa con la educación en el campo”. Leer artículo completo

 

>> MEMORIA AUDIOVISUAL de la Comisión Internacional de Esclarecimiento sobre graves violaciones a los derechos humanos en la Comuna 13 de Medellín durante los años 2002 y 2003. La Comisión se realizó en el teatro Luis Felipe Vélez de ADIDA, en la ciudad de Medellín del 16 al 18 de octubre de 2012, diez años después de la Operación Orión. "Porque no se puede silenciar la historia, porque las grandes mayorías no saben que todo es posible, porque debemos reintegrar a la memoria colectiva lo que de olvidarse retornaría".

Una coproducción del Observatorio Audiovisual e Investigativo sobre procesos comunitarios y de resistencia y el Documental Amarillo. Duración: 20 minutos.

>> Sigue y comparte nuestras publicaciones desde:

El Observatorio Audiovisual e Investigativo sobre Procesos Comunitarios y de Resistencia es un espacio de difusión y debate sobre el lenguaje audiovisual en el contexto colombiano en temáticas como derechos humanos, conflicto armado, territorio y desplazamiento forzado. contacto: elretornoproducciones@gmail.com - elretornoproducciones@hotmail.com


Licencia de Creative Commons